Tapir centroamericano, el fósil viviente que sobrevivió a la extinción del Pleistoceno

En las selvas bien conservadas del sureste mexicano habita el tapir centroamericano, un fósil viviente que sobrevivió a la extinción del Pleistoceno donde desaparecieron animales como el mamut, el mastodonte y el rinoceronte lanudo. Sin embargo, actualmente se encuentra en grave peligro de extinción.

Tapires centroamericanos, ¿qué son y cómo son?

Los tapires centroamericanos son un mamífero neotropical de gran tamaño y son los únicos representantes nativos del orden Perisodáctila en Mesoamérica.

Se consideran fósiles vivientes ya que sobrevivieron a la extinción que afectó a la mayoría de los mega herbívoros en el Pleistoceno, un periodo geológico que tuvo lugar entre hace más de dos millones y medio de años y unos 12 mil antes de nuestra era. 

Entre sus características están:

Cuerpo macizo, rechoncho, patas cortas, cuello delgado, orejas cortas y redondas, y cabeza grande con una nariz larga. El labio superior está alargado como si fuera una trompa larga, que le sirve para sujetar cosas, de acuerdo con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO).

Sus patas todavía mantienen sus dedos laterales, a diferencia del caballo, por lo que posee cuatro dedos en las extremidades anteriores y tres en las posteriores, aunque el peso se centra en el dedo medio.

Tiene un pelaje corto y grueso de color café oscuro a negro en la mayor parte del cuerpo, con tonos más claros en el pecho, la garganta y puntas de las orejas.

Foto: Uno TV.

Cuando son cachorros tienen una coloración café rojiza con manchas y franjas blancas para camuflarse con su entorno, el cual es su principal mecanismo de defensa.

Estos animalitos llegan a vivir entre 24 y 30 años y pueden alcanzar un peso de entre 180 y 340 kilos, así como una talla de hasta dos metros y medio.

Su dieta presenta variaciones espaciales y temporales, ya que su estrategia alimentaria depende de la época del año y el tipo de hábitat donde se encuentre, pero gusta de hojas, brotes tiernos, frutos y cortezas de plantas distintas.

Además, es altamente selectivo en cuanto a su alimento, por lo que prefiere el de mejor calidad cuando está disponible. Para poder realizar esto, emplea una estrategia de forrajeo para explotar el alimento más abundante y más nutritivo.

Foto: Uno TV.

Los tapires son animales solitarios; generalmente invierten entre el 70 y 90% de su tiempo en alimentarse y sólo alrededor de 3.4% en interacciones sociales. De hecho, únicamente se juntan en grupos familiares cuando se van a reproducir y cuando están criando.

¿Dónde habitan los tapires?

En México, el tapir centroamericano se distribuye desde el sureste de México en la Sierra Madre y la costa del Pacífico, existen poblaciones claramente identificadas en los estados de Campeche, Chiapas, Oaxaca, Quintana Roo y Veracruz. Aunque se ha mencionado la posibilidad de que existan poblaciones en Yucatán, Tabasco y Guerrero, pero se cuenta con registros aislados.

Foto: Uno TV.
  • Es probable que la distribución original de la especie haya abarcado la mayor parte del sureste de México, especialmente en sus zonas de altitud media y baja y donde la disponibilidad de agua dulce a lo largo del año no es una fuerte limitante. 

En el resto del continente existen poblaciones de tapir en Guatemala, Belice, Honduras y Nicaragua; y la costa atlántica y pacífica de Costa Rica, Panamá y Colombia.

Foto: Uno TV.

Debido a que el tapir es una especie muy esquiva suele habitar en ecosistemas con vegetación densa, también prefiere zonas boscosas con baja incidencia de incendios, baja perturbación y cuerpos de agua.

Su historia natural indica una necesidad por los cuerpos de agua en su hábitat porque en ellos defecan, consumen vegetación acuática y lo utilizan como escape de depredadores

¿Por qué son importantes?

En los bosques y selvas que habitan, los tapires desempeñan funciones ecológicas importantes como dispersores y depredadores de semillas, consumidores de frutos y follaje de una amplia variedad de especies de plantas, de hecho, estudios en México han reportado el consumo de cerca de 98 especies de plantas de 55 familias.

  • Se ha registrado una distancia máxima de dispersión de semillas por parte de los tapires de hasta 10.5 km en la reserva de la biosfera de Calakmul.

Además, con su actividad de pisoteo de plantas recién germinadas y los impactos que tiene al defecar, orinar y hacer sus echaderos, modifican su entorno, por lo que han sido llamados los jardineros del bosque. 

Peligro de extinción, el tapir centro americano podría desaparecer

A lo largo de su distribución en Mesoamérica se estima que existen aproximadamente seis mil individuos de tapir centroamericano en vida libre, mientras que en la Selva Maya, que abarca los países de México, Belice y Guatemala, se estima un total de entre mil y 15 mil individuos y en la Selva Lacandona 650 individuos. Además, se estima que la península de Yucatán alberga entre mil 218 y tres mil 481 individuos

Foto: Uno TV.

Pero en los últimos 30 años la distribución del tapir se ha reducido en casi un 50%, según informes de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Foto: Uno TV.
  • Se estima que en los próximos 30 años podría perderse casi en su totalidad la población mundial remanente en vida libre de tapir 

En consecuencia, el tapir centroamericano es una especie en peligro de extinción en México y también a nivel mundial, por ello se encuentra protegido por la Norma Oficial Mexicana 059-SEMARNAT-2010 y en la Lista roja de la UICN.

Foto: Uno TV.
  • La desaparición de este animal que ha sabido mantenerse en la Tierra a lo largo del tiempo se debe principalmente a la pérdida y fragmentación de su hábitat y la cacería, de acuerdo con especialistas.

El sureste de México juega un papel clave en la conservación del tapir centroamericano ya que alberga cerca del 30% del hábitat remanente para esta especie y entre el 30 y 50% de su población total remanente en estado silvestre. Sin embargo, grandes áreas de hábitat natural en el sureste de México están siendo transformadas para establecer pastizales para ganado y monocultivos, que junto con el impacto de la caza están poniendo en riesgo la permanencia de la especie en la región.

  • Los mayores refugios de tapir en México se localizan en Chiapas, Oaxaca, Campeche y Quintana Roo
Foto: Uno TV.

En cuanto a la cacería furtiva del tapir centroamericano en México en la región de los Chimalapas, Uxpanapa o la Lacandona aún es intensa, el beneficio para los cazadores sería principalmente la obtención de carne, la cual es para consumo propio o para la venta.

La defaunación de grandes herbívoros tales como el tapir puede estar contribuyendo junto a la desforestación, la tala, la fragmentación, los incendios y el cambio climático, a la disminución de almacenaje de carbono. Siendo éste uno de los servicios ecosistémicos más valiosos por su papel contra el cambio climático y de los más redituables económicamente de la época actual

Foto: Uno TV.

Qué opinas