Imágenes: tras la pandemia, así fue el regreso de la “Alumbrada” en Mixquic

Tras casi dos años de pandemia, este 2 de noviembre volvió a brillar México con sus inigualables colores del cempasúchil al adornar las casas para el Día de Muertos, y Mixquic, en la alcaldía Tláhuac, famoso por la “Alumbrada” que se hace en el panteón municipal, iluminó de nuevo sus tumbas haciendo las delicias de nacionales y extranjeros.

Mixquic volvió a dar la bienvenida a miles en la “Alumbrada” este 2 de noviembre tras la pandemia. Foto: Lidia Rivera

En un mar de ir y venir de gente, desde las 5:00 de la tarde de este 2 de noviembre, las fiestas de los muertos en Mixquic, uno de los siete pueblos originarios de la alcaldía Tláhuac, en la Ciudad de México (CDMX), volvieron a tener su colorido y su olor, luego de que el coronavirus impidiera que la gente saliera a disfrutarlas hace un año.

El panteón municipal en Mixquic se colmó del humo espeso del incienso y copal que se elevaba en medio de la noche, entre las tumbas alumbradas por cientos de velas y flores, y en donde, junto a sus seres queridos, amanecieron del 2 al 3 de noviembre los vivos para festejar las almas de sus adultos que se adelantaron en el camino.

Las campanas del Templo de San Andrés, situado en el centro de Mixquic, sonaban mientras los visitantes -que se calcularon este 2021 en 190 mil aproximadamente, según la alcaldía- entraban en interminables filas para contemplar la belleza de las tradiciones mexicanas.

  • Mixquic es un pueblo muy famoso no sólo en México, sino a nivel internacional, lo que le acarrea miles de visitantes nacionales y extranjeros año con año durante las festividades de Día de Muertos en el mes de noviembre.

Este 2021, luego del anuncio del semáforo verde y permanecer en éste por varias semanas, las catrinas y catrines regresaron para caminar entre los vivos que se acumulaban por miles en el panteón, lugar de la “Alumbrada”, que es cuando las familias llenan de luz y velas las tumbas de sus seres queridos.

El olor de las flores de cempasúchil, el alhelí y las flores de terciopelo armonizaron, otra vez, el conjunto de las tumbas adornadas con calaveras y catrinas hechas de flores. Aunque en esta ocasión la indicación era portar cubrebocas de manera obligatoria, no faltaba el que por olvido lo lucía en el cuello o simplemente no llevaba.

Las orquestas y grupos musicales a la salida del panteón deleitaron los oídos de los visitantes, y como ya es una costumbre, interpretaciones emblemáticas como el huapango de “La Bruja” se dejó escuchar para hacer más místico el momento.

¡Ay!, qué bonito es volar a las dos de la mañana

A las dos de la mañana, ¡ay!, que bonito es volar, ¡ay, mamá!

Subir y dejarse caer en los brazos de una dama,

En los brazos de una dama, ¡ay!, qué bonito es volar ¡ay, mamá!

Me agarra la bruja, me lleva a su casa

Me vuelve maceta y una calabaza,

Me agarra la bruja y me lleva al cerrito

Me vuelve maceta y un calabacito,

Que diga y que diga y que dígame usted

Cuantas criaturitas se ha chupado ayer,

Ninguna, ninguna, ninguna, lo sé

Yo ando en pretensiones de chuparme a usted.

Fragmento del huapango “La Bruja”.

Si existe un lugar en México que refleje el sincretismo entre las culturas española y mexica es, sin duda, Mixquic, donde se palpa la religiosidad cristiana, impuesta por los españoles, y el festejo a las almas de los muertos, por parte de los mexicas, durante las fiestas de Día de Muertos, que este año, de acuerdo con la alcaldía Tláhuac, reportó saldo blanco.

Qué opinas