En un clima de tensión, Bolivia realizará elecciones presidenciales este domingo

Las autoridades también se preparan ante posibles desmanes en la jornada electoral. FOTO: AFP.

A casi un año de la renuncia del expresidente Evo Morales, este domingo Bolivia elige un nuevo presidente en un clima polarizado y de tensión en el país andino, con la economía golpeada por el coronavirus y temores de que los resultados de la elección los lleven a otra convulsión social

Los centros electorales abrirán sus puertas a las 08:00 horas locales (12:00 GMT) y cerrarán a las 17:00 (21:00 GMT) bajo un fuerte resguardo militar y policial, así como estrictas medidas sanitarias por el coronavirus COVID-19.  

Los candidatos favoritos son el economista Luis Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS), que también abanderó a Morales, y el expresidente centrista Carlos Mesa (2003-2005), de Comunidad Ciudadana, quien resultó segundo en los comicios de octubre de 2019, que fueron anulados por denuncias de fraude y llevaron a la renuncia al presidente Evo Morales

Alrededor de 7.3 millones de bolivianos votarán tras una campaña desarrollada principalmente por redes sociales, debido a la pandemia causada por el coronavirus, aunque también se han registrado algunos choques en las calles entre militantes pro y anti-Evo

Estas elecciones también pondrán fin al gobierno transitorio de Jeanine Áñez, quien tuvo que retirar su candidatura a la presidencia tras fuertes críticas a su gestión de la pandemia. 

Temores tras la elección en Bolivia

La amenaza del MAS a movilizarse ante un posible “fraude” y la difusión de noticias falsas ha elevado la tensión en Bolivia, por lo que las autoridades también se preparan ante posibles desmanes en la jornada electoral

Previo a la jornada de votación, se formaron largas filas de autos para comprar gasolina y muchas personas acudieron a los mercados a realizar compras de alimentos de última hora.  

La noche del sábado el Tribunal Supremo Electoral (TSE) anunció la suspensión del sistema rápido de difusión de resultados preliminares, argumentando que no proporcionaría suficiente certeza en comparación a los datos oficiales.  

Para garantizar la transparencia, fue depurado el TSE y llegaron misiones de observadores de la OEA, Unión Europea, el Centro Carter, entre otras, que llamaron a la paz y a “respetar los resultados”. 

Los temores se deben a la crisis social que se vivió en el país tras los comicios de octubre de 2019, cuyo conteo de votos fue suspendido por más de 20 horas y al reanudarse Evo Morales apareció con un salto que lo hacía ganador en primera vuelta.  

Días después, una misión electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) afirmó que hubo manipulación en el cómputo. 

La oposición y simpatizantes del Morales se volcaron a las calles y hubo violentos disturbios que dejaron un saldo de 36 muertos y 800 heridos. Tres semanas después Morales renunció cuando las fuerzas armadas le pidieron que diera un paso al costado. 

Morales, quien se encuentra exiliado en Argentina, señaló que seguirá desde allí las acciones de la jornada electoral y que no tendrá agenda pública este domingo. 

En estas elecciones también se votará la renovación de las 166 curules del Congreso de Bolivia.  

Qué opinas