Con box y música, migrantes se distraen en CDMX

08/11/2018 13:21 Por:
Agencia
Iztacalco CDMX AFP

Diversas son las actividades que la caravana migrante centroamericana realiza en el estadio Jesús Martínez “Palillo”, de la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca, en la capital del país, mientras deciden el momento de partir rumbo a Estados Unidos en busca del Sueño Americano.

Recital de mariachi y clases de box son algunos de los entretenimientos que les fueron acercados a los migrantes por gente que, solidaria con su causa, los visita en el albergue. 

Una vida de golpes

Juan José Orozco, nicaragüense de 48 años, dice que gustoso le mostraría sus derechazos al exboxeador panameño RobertoManos de PiedraDurán. Boxea desde pequeño y recibió con alegría a los pugilistas y entrenadores mexicanos que acudieron al albergue instalado para migrantes en el recinto deportivo.

Cuando me tocan, agárrate que ahí voy. Me siento el ‘Manos de Piedra’ Durán. Con esta (mano) derecha es re bonito. Le diría (a Durán) ‘pruébame mi derecha’”.

Varios migrantes más practican boxeo mientras otros aprenden a jugar ajedrez. La gran mayoría llegó el domingo pasado a Ciudad de México, donde ahora recuperan fuerzas y buscan distraerse.

[Para estar informad@: Señala Gobierno CDMX que es un reto atender a los 5 mil 300 migrantes].

Cerca, una mujer hace de sparring de un niño que recién se puso los guantes. “Haz de cuenta que está (el boxeador filipino) Manny Pacquiao y le vas a dar aquí”. Por su parte, Arturo Luis Quida, boxeador mexicano de 32 años que atendió el llamado de otros deportistas para visitar a los migrantes, asegura:

“Vengo a apoyar, de entrenador, a apoyar a los jóvenes, enseñarles un poquito. Les da mucho gusto que estemos aquí apoyándolos, que estemos distrayéndolos un rato de estos momentos, para relajarse, sacar el coraje, todo lo que traen, la tensión de que no están en su país”.

Otras formas de matar el tiempo

Cerca de ahí, otros migrantes se entretienen jugando fútbol mientras los niños se divierten con juegos de mesa o confeccionando rosarios religiosos con cuentas de plástico. En el campamento también hay quienes simplemente permanecen sentados esperando la llamada a comer o noticias sobre el rumbo de la caravana.

[Puedes leer: Garantiza Guanajuato atención a caravana migrante].

A cuentagotas, grupos de 10 personas cada uno, generalmente jóvenes, abandonan el albergue decididos a seguir hacia Estados Unidos. Mientras el resto resuelve el dilema de cuándo irse, un grupo de mariachi alegra el refugio con tradicionales rancheras y una hondureña se anima a demostrar su talento para el canto: canta y baila con ellos. 

Dinero es lo que se necesita

Otros aprovechan para ganar algún dinero, como Ayyi Collins, hondureño de 22 años que improvisó un puesto de cortes de cabello: “Estaba en Pijijiapan (Chiapas), fui a una barbería a cortarme el cabello y miré que tenían una maquinita (para afeitar), pedí que si me vendían una para ir trabajando en el camino”.

¡Denuncia en Uno!

¿Conoces o tienes fotos y videos de algún acto de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándalos al WhatsApp de Uno TV: 5562115131. ¡Compártelo! Nosotros le damos seguimiento.

Te puede interesar:

¿Qué opinas?