VideosVirales No te lo pierdas Buscar

Mi primera fueron lágrimas y risas: Adele en México

16/11/2016 15:54
David Rubi México Entretenimiento Uno TV

Adele sonrió, disfrutó de los gritos y cantó entregándose al público mexicano.Foto: Instagram/Adele

 La verdad, fue como “Crónica de unas lágrimas anunciadas”. Pasadas las 20:40 esos ojos cerrados que te recibían al llegar al Palacio de los Deportes se abrieron para dar paso a un “Hello” en medio de la oscuridad que rompió en gritos de los 20 mil asistentes para recibir de pie a la mujer que revivió la industria del disco a nivel mundial.

Una y otra vez “Hello”, hasta que el “soy yo” sonó en español y Adele apareció a mitad de la explanada en ese vestido negro con piedras que ha dado la vuelta al mundo en una de las giras más exitosas que hayan realizado. Adele sonrió, disfrutó de los gritos y cantó como siempre para entregarse a uno de los públicos más eufóricos a nivel mundial.

“Hometown Glory” fue la segunda y estuvo acompañada de imágenes de la Ciudad de México. Es la primera canción que Adele escribió y forma parte de su primer disco.

Viaje sin retorno. Íbamos a llorar de alegría, de nostalgia, por despecho. Incluso Adele lo dijo, este concierto es sobre mi ex. Gritos, lágrimas, recuerdos de cada fracaso amoroso. A muchas de sus canciones ya les pusiste nombre. Adele les dio a voz a todas esas emociones plasmadas en su trilogía: 19, 21, 25.

“One and Only”, “Rumour Has It”, “Water Under the Bridge” y “Skyfall” para dar paso al momento más “chillón” de la noche.

Sentada. Con dos músicos acompañándola, y esa voz que podría cambiar la sonrisa de la Monalisa por una lágrima. La nostalgia, el desamor y el amor llegaron: “Million Years Ago”, “Don’t You Remember” y “Make You Feel My Love”, el mejor cover a esta canción del Nobel Bob Dylan.

Y de nuevo arriba, para “Send My Love (to Your New Lover)”, “Sweetest Devotion”, la existencial “Chasing Pavements” y su más grande éxito, construido en el más profundo dolor de su soltería: “Someone Like You”.

No más lágrimas, ahora lluvia: “Set Fire to the Rain”, luego desapego con “When We Were Young” y para terminar esa canción que la sacó del Reino Unido para compartirla con el mundo: “Rolling in the Deep”.

Adele dijo adiós. Un Palacio de los Deportes satisfecho. Como una primera cita. Pláticas, chistes, coincidencias y ese enamoramiento repentino de ambos lados. Adele seguro regresa. México la espera. Mientras, planeamos su glorieta sobre Reforma.

“Adele, patrona de los corazones rotos y el despecho incalculable”. Perdónanos Paquita, pero es que Adele es bien risueña.

Espero sus comentarios en Twitter @DavidRubi_

¿Qué opinas?