Una protesta pacífica fue dispersada para que Trump pudiera salir de la Casa Blanca

La diócesis de la Iglesia Episcopal en Washington rechazó la actitud del presidente. Foto: Captura de video.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, salió caminando este lunes de la Casa Blanca para dirigirse a la Iglesia de San Juan portando una Biblia en la mano, donde oró y se tomó una fotografía.

Trump fue acompañado por el fiscal General William Barr, su hija Ivanka Trump y su yerno Jared Kushner.

Minutos antes de que Trump llegara a la iglesia, se dio la orden de dispersar una manifestación pacífica en las inmediaciones de la Casa Blanca, con el fin de que el presidente tuviera el paso libre.

La diócesis de la Iglesia Episcopal en Washington rechazó la actitud del presidente, calificando el lenguaje y su conducta como beligerante, señalando que además tiene un lenguaje incendiario, también recalcó que el uso de los símbolos religiosos va en contra de la fe.

La acción de Trump fue calificada por unos como un acto de respeto a la memoria de George Floyd, ciudadano afroamericano que murió de asfixia tras ser detenido por la policía en Minneapolis, y para otros se trató de una afrenta y un reto del mandatario, haciendo uso de los símbolos religiosos para imponerse y advertir a Estados Unidos que él es capaz de usar el Ejército y toda la fuerza del Estado para poner un alto a la violencia que ha generado la muerte de Floyd.

Por su parte, la alcaldesa de Washington, Muriel Browser, señaló que minutos antes de entrar en vigor el toque de queda y sin provocación, la policía federal usó municiones para dispersar a los manifestantes pacíficos frente a la Casa Blanca, calificando el acto de vergonzoso

Qué opinas