Estafan con falsas ventas de cubrebocas en redes

Los cubrebocas por la pandemia del COVID-19 han tomado popularidad. Foto: Cuartoscuro / Archivo

Ponen a la venta millones de cubrebocas para afrontar la pandemia; aparentan ser usuarios de redes sociales que ofertan y compran a precios atractivos; sin embargo, puede tratarse de una estafa.

Con la pandemia están todos desesperados por conseguir cubrebocas y entonces ellos les hacen unas ofertas muy atractivas, entonces la gente se cautiva, se va con esta persona". Gabriel Azcorra, empresario de mobiliario médico

El empresario Gabriel Azcorra lo dice por experiencia: vende mobiliario médico en Mérida, Yucatán, no cubrebocas; sin embargo, su nombre y el de su negocio son utilizados por estafadores que piden depósitos en miles de dólares.

Cuando los cubrebocas no llegan, entonces, ahora sí, los compradores buscan la página oficial de la empresa y a su propietario: Gabriel Azcorra.

Y ya me marcan haciéndome un reclamo, muchas veces me han hasta amenazado. De la Ciudad de México, de Monterrey, igual han hablado, y hace poco me hablaron de Ecuador". Gabriel Azcorra, empresario de mobiliario médico

Los supuestos vendedores envían a sus clientes imágenes de una identificación oficial y de un RFC, para darles confianza. El empresario ya cuenta con una lista que revela los perfiles utilizados.

Más o menos son como 50 cuentas de Facebook a las cuales ya las he reportado. Obviamente si les llegan a cancelar una cuenta, mañana te abren otra." Gabriel Azcorra, empresario de mobiliario médico

El modus operandi en redes  

Pero en redes sociales, también denuncian este otro modus operandi: un usuario asegura que desde estos perfiles le ofrecieron cubrebocas. Narra que piden pago en efectivo: "Te citan y te intentan estafar y extorsionar diciendo que son ministeriales y que quieren dinero para dejarte ir".

  • Ante las estafas, algunos usuarios optan por ofrecer videos, como "pruebas de vida". Como este fabricante que asegura producir hasta cinco mil cubrebocas por día.

Mientras tanto, sugieren descartar grupos de usuarios particulares y acercarse a sitios de empresas formales, donde, desde un primer momento, habrá una cotización.

Al final de cuentas, el bien va a ser para ellos porque no van a tirar su dinero, no les van a estar haciendo unas estafas". Gabriel Azcorra, empresario de mobiliario médico

 

Qué opinas