VideosVirales No te lo pierdas Buscar

No comen, no duermen… por la adicción a los videojuegos

19/02/2018 03:03
Alejandra Pardo México Reportajes especiales Uno TV

Christian comenzó a jugar videojuegos por dos horas, después se extendió a cuatro y actualmente juega hasta 12 horas diarias. Se considera fanático de estas plataformas electrónicas, tiene tatuajes de ellas y hasta consolas importadas de Japón.  

Otro jugador, Jorge "N", que prefirió mantener su nombre en el anonimato, reveló a UnoTV que la falta de un trabajo y el término de una relación lo orilló a refugiarse en los videojuegos. 

"Hacer otra cosa que no fuera jugar World Warcraft era perder el tiempo... bañarme implicaba perder media hora de juego. Un día me di cuenta que había pasado una semana y me decía, ¿sabes qué? algo huele muy mal y era yo", nos confió Jorge.

Siempre que sale a la venta un videojuego nuevo, Christian dice que busca cualquier pretexto para quedarse en casa y evitar salir con sus amigos, incluso con algunas mujeres.

"Si me invitan a salir les digo no puedo, no tengo dinero...invento cualquier excusa, cualquier cosa, para literalmente quedarme jugando todo el día. Si iba a salir con mi novia me gastaba el dinero comprando juegos o luego no salía por estar jugando, entonces eso ya afectaba la relación", comenta el videojugador Christian.

Horas jugando frente a la televisión, la mala alimentación y no dormir, finalmente afectó la salud de ambos jugadores.

"De repente me ha llegado a pasar que me duele la cabeza, pero no me importa, eso no es un impedimento para mí, me tallo los ojos y sigo jugando", señala Christian.

"Tuve insomnio, bajé de peso, no comía muy bien, la verdad", relata por su parte Jorge.

La Organización Mundial de la Salud reveló que este año reconocerá el trastorno por videojuegos como una enfermedad mental.

Los tres síntomas claves para determinar el diagnóstico son:

  1. Falta de control sobre el juego.
  2. Prioridad del juego sobre necesidades vitales.
  3. Continuación o escalada de la conducta pese a las consecuencias.

Especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) señalan que el poder y la satisfacción sobre estas plataformas son algunas causas por la que los jugadores caen en excesos.

"Cuando están jugando se van revelando a sí mismos y van descubriendo sus capacidades en estas plataformas, se van dando cuenta de quiénes son y de las dificultades de los retos que se imponen dentro del videojuego", explicó David Cuenca, Investigador de Industrias Creativas de la UNAM.

Desde hace un año Jorge "N" logró superar su adicción, el caso de Christian es diferente, asegura que mientras salgan nuevas ediciones, seguirá jugando sin parar.

 

¿Qué opinas?