México debe prepararse para manejo masivo de cadáveres: Salud

México debe prepararse para el manejo de cuerpos sin vida por coronavirus. Foto: Cuartoscuro | Ilustrativa

En medio de la crisis sanitaria por el coronavirus (Orthocoronavirinae) y ante el inminente panorama de decesos a causa de la enfermedad, el Gobierno federal advirtió que México debe estar preparado para el manejo masivo de cadáveres.

A través del documento Los lineamientos de manejo general y masivo de cadáveres por COVID-19 en México, las autoridades alertaron sobre el incremento de decesos a causa de la enfermedad que pudieran saturar los servicios funerarios.

En México, al 16 de abril, se contabilizaban seis mil 297casos y 486 defunciones, teniendo un crecimiento diario importante, lo que obliga a estar preparados para responder ante mayores incrementos en las defunciones, que pudieran rebasar las capacidades actuales de manejo de cadáveres y servicios funerarios, alertaron autoridades.

El documento, fechado al 21 de abril, considera que las muertes por coronavirus podría presentar un incremento.

Se debe realizar la preparación para un incremento súbito de muertes por COVID-19, ya que es posible que no se cuente con espacios y servicios funerarios suficientes para la disposición final del cadáver en un tiempo razonable, destaca el documento emitido por las autoridades.

El documento establece que se deben realizar las gestiones correspondientes considerando que se pudiesen requerir en un corto tiempo de un mayor número de espacios para resguardo y disposición final de los cadáveres, como cámaras frías, crematorios y espacios para inhumación

Por ello, estableció las medidas de seguridad sanitaria que deberán tener las personas encargadas de manejar los cuerpos de quienes pierdan la batalla contra el coronavirus.

Para el traslado al mortuorio de la unidad hospitalaria:

  • Se deberá notificar al familiar y al equipo encargado de manejo de cadáveres
  • Realizar la plena identificación del cuerpo
  • El cuerpo debe ser transferido lo antes posible a la morgue de la unidad hospitalaria  después del fallecimiento
  • El personal de salud deberá seguir las precauciones de protección
  • El cuerpo debe introducirse en una bolsa de traslado para cadáver biodegradable
  • La camilla de traslado se deberá desinfectar con soluciones con hipoclorito 0.1% (1000 ppm) posterior a dejar el cuerpo en la morgue
  • En el área hospitalaria donde ocurrió el deceso, el personal del aseo debe realizar la limpieza y desinfección de toda la zona y elementos
  • A la entrega del cadáver por parte del personal de la institución de salud, la familia debe contar ya con un plan de disposición del cuerpo y con los servicios funerarios contratados. Se recomienda no abrir el ataúd.
  • La autoridad hospitalaria deberá dar aviso a los enlaces establecidos para recibir información sobre las defunciones ocurridas con sospecha o confirmación por COVID-19
  • No se deberá realizar embalsamamiento.

Las autoridades destacaron que una vez que el paciente cuente con plena identificación se permitirá el acceso únicamente a dos familiares y/o amigos más próximos y cercanos.

El documento destaca que el personal que se encargue de tener contacto con los cuerpos de pacientes fallecidos a causa de coronavirus deben portar un equipo especial para evitar el contacto directo y con ello evitar un contagio, aunque destacó que no existe evidencia científica suficiente que demuestre que los cuerpos sin vida puedan ser trasmisores de la enfermedad.

Una vez que el cuerpo sea manipulado y sea turnado para los servicios fúnebres, deberán seguir estas indicaciones:

  • La bolsa para traslado conteniendo el cadáver puede introducirse en un féretro previa su desinfección externa.
  • Bajo ninguna circunstancia se deberán de reutilizar los féretros.      
  • El personal que intervenga en el transporte del cuerpo del paciente de coronavirus deberá ser informado de ello previamente.
  • El personal de la funeraria y sus directivos deben de seguir las recomendaciones de la Jornada de Sana Distancia.
  • La disposición final del cuerpo será de forma inmediata mediante cremación o inhumación.
  • De realizarse un velorio, no recomendado por las autoridades, éste deberá de ser menor a cuatro horas, y con no más de 20 personas, mantener el ataúd cerrado y garantizar las medidas higiénico-sanitarias y de sana distancia en la sala donde se lleve a cabo la ceremonia
  • En caso de que se opte por cremación deberá tratarse de un cuerpo 100% identificado, la familia ha sido informada y está de acuerdo.
  • Las cenizas pueden ser objeto de manipulación sin que supongan ningún riesgo infeccioso.

Qué opinas