Ante nueva normalidad, el IPN te recomienda estos alimentos

Los cambios alimenticios sugeridos por el IPN en esta transición a la nueva normalidad buscan reforzar la salud de la ciudadanía. Foto: Cuartoscuro.

El coronavirus (COVID-19) seguirá presente por mucho tiempo, por lo que es necesario modificar los hábitos alimenticios y evitar el consumo de comestibles ultraprocesados durante la transición hacia la "nueva normalidad", señaló la especialista del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Xóchtil León Flores.

Mediante un comunicado, el IPN indicó que los productos comestibles ultraprocesados se han constituido como un grave problema de salud pues, entre otras cosas, han derivado en altos índices de sobrepeso y obesidad, lo cual aumenta la gravedad e impacto del COVID-19 en la población.

¿Qué comer?

  • En este regreso escalonado a la vida activa es necesario procurar un sustento más sano.
  • Esto, para fortalecer el sistema inmunológico y optar por grupos de alimentos ricos en nutrimentos.
  • Enlistó a cereales integrales y leguminosas o frutas y verduras entre las recomendaciones.

Las leguminosas como frijol, lenteja, haba y soya aportan gran cantidad de vitaminas, minerales y proteínas de origen vegetal, así como buena cantidad de fibra que contribuye a la formación de microbiota saludable con múltiples efectos positivos en el sistema inmunológico".

La vitamina C, carotenoides y licopenos, agregó la experta, son antioxidantes fundamentales para disminuir la frecuencia, duración y severidad de infecciones de vías respiratorias. Para fortalecer el sistema inmune, la profesora en Nutrición en la Escuela Superior de Enfermería y Obstetricia del IPN recomendó además exponerse al sol de 15 a 20 minutos diariamente para activar la vitamina D en el organismo.

Sugirió tener tres comidas fuertes y dos colaciones durante el día, donde cada tiempo debe tener un lapso de tres a cuatro horas. Recomendó planificar los menús y comprar sólo lo necesario para evitar el desperdicio, realizar un correcto lavado de manos, alimentos de origen vegetal y de enlatados.

También exhortó a establecer horarios de comida para no confundir hambre con ansiedad, elegir cereales integrales o granos enteros (avena, maíz, amaranto, arroz, trigo) y leguminosas (frijoles, lentejas, garbanzos, habas, chícharos), y consumir por lo menos cinco raciones de frutas y verduras diariamente.

Qué opinas