¿Qué es el cáncer de ovario, enfermedad que padece la actriz Rebecca Jones?

Cáncer de ovario
El cáncer de ovario es un tipo de cáncer poco común. | Foto: Getty Images.

La actriz Rebecca Jones se encuentra luchando nuevamente contra el cáncer de ovario, enfermedad que le fue diagnosticada en 2017, así lo dio a conocer su exesposo, el también actor Alejandro Camacho, este viernes durante una entrevista.

Pero, ¿qué es esta enfermedad, cuáles son sus síntomas y cómo se puede prevenir esta afección?, aquí te lo decimos.

Cáncer de ovario, ¿qué es?

El cáncer de ovario es un tipo de cáncer poco común, pero que, según los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (NIH), causa más muertes que otros cánceres del sistema reproductivo femenino. 

“Los ovarios son órganos que forman parte del sistema reproductivo de la mujer. Ellos son los que producen óvulos y hormonas femeninas. Cada ovario tiene aproximadamente el tamaño y la forma de una almendra”.

Se trata de una enfermedad en la cual las células anormales del cuerpo comienzan a multiplicarse sin control. Se origina en los ovarios o en las áreas vinculadas de las trompas de Falopio y el peritoneo, indican los Centros para el Control de Enfermedades, también de los Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés).

Los cánceres de ovario se presentan en una variedad de diferentes tipos de tumores. El tipo de tumor más común es el carcinoma seroso de alto grado, que ocurre en cerca del 70 % de los casos de cáncer de ovario.

Factores de riesgo

Aunque no hay forma de saber si alguien padecerá cáncer de ovario, expertos de los CDC sostienen que algunas mutaciones, es decir cambios en los genes, pueden aumentar el riesgo de cáncer de ovario. Por ejemplo, las mutaciones en los genes 1 y 2 de predisposición al cáncer de mama (BRCA1 y BRCA2) y aquellas asociadas al síndrome de Lynch pueden aumentan el riesgo de padecerlo.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de una mujer de padecer cáncer de ovario, son:

  • Ser una mujer de mediana edad o mayor.
  • Tener familiares cercanos (como madre, hermana, tía o abuela) maternas o paternas que hayan tenido cáncer de ovario.
  • Haber tenido cáncer de mama, de útero o colorrectal.
  • Ser descendiente de judíos de Europa oriental.
  • Tener endometriosis (una afección en la que el tejido que recubre el útero crece en otras partes del cuerpo).
  • No haber tenido hijos o haber tenido dificultad para quedar embarazada.

Además, algunos estudios indican que las mujeres que toman estrógeno solo, sin progesterona, durante 10 años o más pueden tener un aumento del riesgo de cáncer de ovario.

Síntomas del cáncer de ovario

Entre los síntomas que pueden presentarse se encuentran:

  • Sensación de peso en la pelvis
  • Dolor en la parte baja del abdomen
  • Hemorragias vaginales
  • Aumento o pérdida de peso
  • Períodos menstruales anormales
  • Dolor de espalda sin explicación que empeora
  • Gases
  • Náuseas y o vómitos
  • Pérdida del apetito
  • Hinchazón
  • Cambios en los hábitos al orinar

Si bien, los síntomas puede ser otra afección diferente al cáncer, los CDC señalan que la única forma de confirmar esta enfermedad es consultar con un profesional de atención médica.

Prevención

Hasta ahora, no se conoce una forma de prevenir el cáncer de ovario, pero existen factores asociados a una menor probabilidad de contraerlo, tales como:

  • Haber tomado pastillas anticonceptivas por cinco años o más.
  • Haberse sometido a procedimientos quirúrgicos de ligadura de trompas (ligadura tubárica), extirpación de ovarios o histerectomía (operación en la que se extirpa el útero y en ocasiones el cuello uterino).
  • Haber dado a luz.
  • Lactancia materna. Algunos estudios indican que las mujeres que dan de mamar durante un año o más pueden tener un riesgo moderadamente menor de presentar cáncer de ovario.

Diagnóstico

Si bien, cuanto más temprano es diagnosticado y tratado, mejores son las probabilidades de recuperación, los NIH destacan que el cáncer de ovario es difícil de detectar temprano, ya que, las mujeres que lo padecen no tienen síntomas hasta que la enfermedad está ya muy avanzada y en ese momento es difícil de tratar. 

Para diagnosticar este cáncer los médicos practican uno o más exámenes. Estos pueden ser: examen físico, examen pélvico, análisis de laboratorio, ecografías o una biopsia. El tratamiento suele ser cirugía seguida por quimioterapia.

Qué opinas