¡Cuidado! Estas esponjas y estropajos pueden almacenar bacterias, advierten expertos

Las esponjas y estropajos hechos de luffa no son recomendados para la ducha ni para limpiar y exfoliar la piel, pues podrían contener bacterias. “No son la mejor opción de ducha para todos”, señala la revista Healthline en un artículo revisado por la doctora Cynthia Cobb de la Universidad de Louisiana.

¿Qué es la calabaza luffa y cómo se usa para hacer esponjas?

Estas esponjas y estropajos están hechos de la calabaza de luffa, cultivada en climas tropicales y subtropicales. Después de que la planta florece, la flor se convierte en una planta larga parecida a una calabaza que se asemeja a un pepino o calabacín gigante. Luego, las calabazas se cosechan y se pueden dejar secar hasta por seis meses.

Las calabazas secas se remojan en agua, se pelan y se quitan las semillas. Una vez que están completamente secos, se pueden rebanar, cortar o moldear de diversas formas antes de venderlos como esponjas.

Esta es la calabaza luffa con la que se hacen esponjas vegetales que pueden almacenar bacterias | Foto: Pixabay

¿Por qué no deberías usar esponjas ni estropajos de luffa?

De acuerdo con la revista especializada en temas de salud, “las esponjas vegetales exfolian y limpian la piel, pero no son la mejor opción de ducha para todos”. Estos artículos de higiene deben cuidarse adecuadamente para que no se conviertan en portadoras de bacterias que podrían enfermarlo. También pueden dañar la piel sensible.

Las células de luffa ayudan a exfoliar la piel, ya que sirven para frotar las células muertas de la piel a veces que se acumulan alrededor de la capa superior de la piel, lo que le da una apariencia más opaca y menos juvenil.

Este beneficio puede conducir a algunos riesgos ocultos. Una vez que cuelgas la esponja vegetal para que se seque en el área de la ducha, técnicamente sigue acumulando humedad o residuos de vapor del tiempo que pasas usándola.

La acumulación de bacterias en los estropajos

Las células muertas de la piel que permanecen en un lugar húmedo son una receta para que crezcan y se multipliquen bacterias peligrosas. No se ha demostrado que las esponjas vegetales produzcan la mayoría de las bacterias estafilocócicas o estreptocócicas, pero pueden convertirse en refugios para otros microorganismos en su cuerpo, incluida la E. coli.

Por su parte, la dermatóloga Melissa Piliang dice que “las esponjas vegetales son interesantes”, destacando que “se usan en un ambiente húmedo y los cuelgas en la ducha, que también es un ambiente húmedo. Nunca se secan por completo, por lo que la esponja vegetal es un hermoso caldo de cultivo para las bacterias”.

¡Cuidado, también pueden lastimar la piel!

Las esponjas vegetales como la de luffa también pueden ser demasiado abrasivas para algunos tipos de piel. Si la piel se irritación después de usar una esponja vegetal, podría ser particularmente sensible a la dermoabrasión y la exfoliación. La sensación áspera de las fibras puede ser demasiado y puede dañar la piel con el tiempo.

El cirujano dermatólogo Oswaldo Vázquez, no recomienda tallar con ningún tipo de esponjas o estropajos, pues señala que al utilizar objetos para friccionar la piel, se altera la barrera cutánea de la capa superficial de la piel y esto provoca que entren más fácilmente las bacterias. Además se hace más evidente la hiperpigmentación.

“Al estar frotando la piel, se pigmenta más porque el melanocito, la célula que provoca el pigmento, empieza a producir más melanina”

Oswaldo Vázquez

¡Limpia las esponjas para reducir los riesgos!

La recomendación es limpiar las esponjas y estropajos vegetales de forma constante. Además, en lugar de simplemente colgarlo en la ducha o en un gancho de baño, se debe usar una toalla seca para escurrir bien la humedad y secarlo. “Colóquelo en un lugar fresco y seco fuera de su baño cuando haya terminado”, recomiendan los especialistas

También se debe limpiar una esponja vegetal todas las semanas. Un estudio anterior concluyó que limpiarla regularmente con una mezcla de agua diluida con un 10% de lejía puede reducir el riesgo de contaminación bacteriana.

¿Cómo lavar estos accesorios de baño?

Para usar las esponjas vegetales de manera segura, debe reemplazarlas con frecuencia. Cleveland Clinic recomienda tirar la esponja vegetal cada 3 o 4 semanas. Cualquier señal de moho o un olor a humedad persistente también son señales para deshacerse de este objeto de inmediato. Aunque también se deben lavar en ese periodo:

  • Sumergirlo en la mezcla durante 5 minutos
  • Limpiarlo con agua
  • Enjuagarlo bien con agua fría
  • Secarlo por completo antes de colocarlo en un lugar más fresco para colgarlo

Si se desea evitar la propagación de bacterias con una esponja vegetal, no se debe usarla en su área genital ya que perineo es un lugar donde a veces crecen E. coli y otras bacterias peligrosas, así que tampoco use una esponja vegetal en esa parte del cuerpo.

También se debe evitar las esponjas y estropajos de luffa recién afeitado. La piel se ve comprometida durante varios días después del afeitado y las bacterias pueden traspasar la barrera cutánea.

Otras alternativas menos peligrosas

La esponja de mar es una alternativa a las esponjas vegetales. Al igual que las esponjas vegetales, no tienen colorantes, conservantes ni productos químicos en su interior. La esponja de mar tiene algunas enzimas naturales que matan las bacterias. La esponja de mar aún deberá limpiarse regularmente, secarse después de la ducha y reemplazarse con frecuencia.

Los paños también son un recurso eficiente para deshacerse de las esponjas, los pufs y las esponjas por completo. Tienen un efecto exfoliante suave como los estropajos hechos de luffa, aunque también pueden esparcir el jabón con facilidad.

Qué opinas